¿Kétchup de piquillo y alioli de ajos asados como salsas? Toma, claro. ¿Y su Cheeseburger clásica? Antológica.  En la Real Hamburguesería han conseguido un artefacto adictivo, una hamburguesa que recuerda al modelo americano.