Para Arturo López, de La Real Hamburguesería, la explicación del éxito de las hamburgueserías venezolanas sucediendo en Barcelona es obvia